Cómo freír correctamente unas croquetas congeladas

Cómo freír correctamente unas croquetas congeladas

Un buen distribuidor de alimentos congelados cuenta en su catálogo con un gran número de alimentos diferentes, como por ejemplo las croquetas, alto muy típico en nuestra gastronomía y que gustan a todo el mundo, pero... ¿sabemos cómo prepararlas correctamente?

Los pasos para hacer unas croquetas excelentes

Lo primero que hay que elegir es una buena sartén. Debe ser amplia y con cierta profundidad para poder freír bien las croquetas. El aceite que echemos en la sartén debe ser suficiente como para cubrir las croquetas en su totalidad, con lo que conseguiremos que se doren de manera uniforme.

Una vez hayamos llenado bien la sartén con el aceite, habrá que ponerla a fuego medio/alto hasta conseguir una buena temperatura. Con ello, evitaremos que el aceite se enfríe al incorporar las croquetas. En este caso, dependiendo de la sartén no hay que echar demasiadas, si la sartén es mediana echaremos cinco o seis y si es grande, con ocho serán suficientes.

Si cuando incorporemos la primera croqueta en el aceite el aceite burbujea alrededor de la croqueta, el aceite está en el punto de temperatura exacto, de lo contrario habrá que esperar un poco más. A la hora de incorporar las croquetas hay que hacerlo poco a poco, de esta forma evitaremos que el aceite baje de temperatura.

Un minuto después de haberlas echado con aceite muy caliente, les daremos la vuelta, con lo que conseguiremos sellarlas y evitaremos que se escape el interior. Después, bajaremos a fuego medio y dejaremos que se vayan haciendo poco a poco dándoles la vuelta de vez en cuando hasta que se queden con un dorado uniforme y ya estarán listas para servir.